“Tu perro se cagó en mi casa de nuevo” se había convertido en la frase que iniciaba todas las conversaciones entre Manuel y Juan Pablo, el vecino de la casa del fondo. Nunca hablaban por más de treinta segundos, durante los cuales discutían de la posibilidad de que...